Concierto Rafa Pons

Albert Sans fue el encargado de calentar un poco al público, con una música de autor desconocida por muchos, pero que dejó muy buenas sensaciones. Pasadas las 22.00 horas, Rafa saltó al escenario. La sala, a pesar de no estar completamente llena, sí que presentaba una entrada bastante buena (y más teniendo en cuenta que era un jueves, víspera de exámenes), y con un público muy fiel, insistente y entregado, así que a Rafa le tocó Insistir desde el primer momento.

“Algo de tiempo” fue el primer tema en sonar, y poco a poco se fueron sucediendo temas de su nuevo álbum, entremezclados con los de su disco debut e incluso algún tema muy querido por el público de sus maquetas anteriores.

Rafa se presentaba en la capital escoltado con su banda, que la ocasión lo merecía, y vistiendo una camiseta con chiquito de la calzada estampado en el pecho. Así, consiguieron en directo un extra que en solitario habría sido imposible (me refiero a la banda, no a la camiseta, por supuesto). Para una salita pequeña, ver a Rafa solo ante el peligro con una guitarra sería estupendo, pero para la Sala Caracol, llevar banda fue una decisión más que acertada.

Además, para hacer la noche todavía un poquito más especial, por allí se pasaron otros dos cantautores, Marwan y Alex Martínez a colaborar en un par de temas, que quedaron bastante vistosos.

Al igual que en sus trabajos discográficos, temas personales e íntimos como “La niña de Getxo” o “Mosquetera”, se alternaban con temas mucho más cañeros y fiesteros como “Berlin Est”, “Voy persiguiendo”, “Julia Roberts” o “Noy hay sexo seguro” tema que ya cuenta con un videoclip protagonizado por Carlos, el de “Contigo no, bicho” todo un éxito en YouTube.

Sin duda, uno de los grandes momentos de la noche fue cuando se atrevió con “Mala puta” y la gente del público fue invitada a subir a bailarla en el escenario. Tres o cuatro chicas y un chico muy valiente se animaron con el peculiar baile que contagiaron a todo el respetable.

Lo cierto es que a pesar de sus 31 años y cierta barriguita, Rafa está en plena forma y, lo más importante, es que se le ve disfrutar a cada momento. Debe de ser contagioso, porque hizo las delicias de los allí congregados, que a pesar de un tramo final de concierto a ritmo vertiginoso, nos quedamos con ganas de más. Eso es bueno, así esperamos con ganas la próxima visita a Madrid, prevista para finales de junio.