Gritando en Silencio (+Surko) en el Hebe

Fecha: 27 de Febrero de 2010
Lugar: Hebe (Vallekas-Madrid)

Era un día especial. El mítico bar madrileño celebraba los 30 años de existencia, ahí es nada. Por su escenario han pasado tantos músicos míticos dentro del panorama nacional que es imposible nombrarlos a todos. La lista se hace más larga si también contamos a los que han encontrado consuelo en su barra. Y es que el Hebe no es un garito más, tiene esa aura mágica con el que ha conseguido seguir siendo un oasis, un refugio donde se puede seguir escuchando música en directo. Esta vez era el turno de Surko y Gritando en Silencio. Llegamos un pelín tarde, Surko ya había empezado, pero nos dio tiempo a ver de lo que son capaces. Con su cuarto disco, “Contando los días”, bajo el brazo, el concierto transcurrió dándole siempre bastante prioridad a los temas que componen el trabajo. A pesar de ello, no se olvidaron de otros clásicos de su repertorio.

Rozando las once de la noche, Gritando en Silencio saltó al escenario. Como no podía ser de otra forma, calentaron motores con `Arrancamos´ y supimos para todo lo que no estamos hechos con `Mírame desnudo´. Marcos aguantó un solo tema con la camiseta puesta y, como si de un virus se tratase, se extendió por todo el escenario y en dos o tres temas más todos estaban con el pecho descubierto. Nos encantó no cambiar nada de lo vivido con `Hijos de la madrugada´, nos sacaron una lagrimilla con la emotiva `Dos copas´ y vibramos con una de las más queridas del público `Rutina En Las Venas´. Otro de los momentos cumbre fue cuando Iratxose prestó a colaborar en `A la luz de una Sonrisa´, dándole su toque personal. La sala tiene un estricto horario de conciertos y el tiempo apremiaba, así que esta vez no había tanto tiempo para explicar canciones y se centraron más en tocar a un ritmo vertiginoso. Pero todavía tuvieron tiempo para recuperar un tema de la maqueta e incluso para presentar una canción nueva que, según ellos, sólo tiene una semana y media.

Desde luego fue un concierto muy concentrado, que nos dejó con muy buen sabor de boca y con ganas de más. Habían petado la sala (mucha gente se quedó sin entrada) y eso que han tocado en Madrid hasta tres veces en los últimos tres meses. De momento no tienen ninguna otra fecha programada en la capital, pero los más osados ya hablaban de desplazarse a Guadalajara o Alcazar de San Juan.